Así Comenzamos

Los inicios del Seminario Menor "Nuestra Señora del Valle" están muy unidos a los inicios de la Prelatura de Yauyos.



Aquella demarcación demográfica que le había sido encomendada al fundador del Opus Dei, San Josemaría Escrivá, era un extenso y agreste territorio, que carecía entonces de sacerdotes. Para solucionar ese problema, y al mismo tiempo solucionar otros muchos problemas pastorales, sociales, humanos y educacionales de la zona, se pensó en abrir un Seminario-Colegio, donde pudiesen estudiar los alumnos que diesen indicios de una futura y probable vocación sacerdotal.

En el mes de febrero de 1962 se incorporó a la Prelatura de Yauyos la provincia de Cañete. Tan pronto se tomó posesión de ella, se inició la búsqueda de un terreno apropiado que culminaría con la donación del antiguo Colegio San Patricio, propiedad de un grupo de hacendados de Cañete. Con las instalaciones donadas, casi medio seminario estaba ya hecho. El Prelado de aquel momento, Monseñor Ignacio María de Orbegozo, buscó ayudas nacionales y del exterior para construir lo que le faltaba.

Se le puso el nombre que propuso el P. Plácido Olivares: "Colegio Nuestra Señora del Valle". El P. Agapito Muñoz fue nombrado Director, con la colaboración del P. Esteban Puig como Administrador. Estructuraron el plan de estudios y de formación; presentaron el proyecto en el Ministerio de Educación para su reconocimiento y destino de la subvención que, por ley, le correspondiera; contrataron los profesores necesarios, muy cuidadosamente elegidos, de excelente nivel académico y docente, y se redactó el ideario.

Mediante Resolución Directoral Nº 18073 del 10 de diciembre de 1963 se autorizó el funcionamiento del Colegio Particular "NUESTRA SEÑORA DEL VALLE", con secciones de 3º, 4º y 5º de Primaria; y se reconoció como Director al Padre Agapito Muñoz.

El 9 de marzo de 1964, Monseñor Ignacio María de Orbegozo y Goicochea erigió canónicamente el Seminario Menor de la Prelatura de Yauyos Colegio "Nuestra Señora del Valle", con sede en Nuevo Imperial para la formación de los seminaristas de la Prelatura. Y el 14 de abril de 1964, el Colegio empezó a funcionar con 40 alumnos agrupados en dos secciones: tercero y cuarto de Primaria. Se quería comenzar desde abajo dada la deficiente preparación que traían los alumnos. Al inaugurarse el 1er. Año escolar 1964 el obispo les decía a los formadores como "únicas normas" claras y sencillas:

"Hacer que los niños sean muy piadosos, que quieran entrañablemente a la Santísima Virgen y que amen de veras a la Sagrada Comunión. Que se esfuercen desde el comienzo por ayudarse mutuamente y se empeñen en hacerse la vida grata unos a otros, con espíritu de servicio. Que les enseñéis, desde el primer día, el cuidado material de todo, de las cosas propias y las del seminario, que encomendéis a cada uno algún encargo, de modo que adquieran un hondo entido de responsabilidad, que los forméis en el respeto cariñoso y delicado a los superiores, pero lejos de todo servilismo y temor: que jueguen, que canten, que rían y también que estudien. El método es el de siempre: quererles como padre, como madre y como abuela".

Se había puesto las bases de un proyecto colosal, cuya finalidad era transformar los pueblos con la fuerza del amor a Dios. Eran los cimientos para formar la estructura más importante de la Prelatura: el Seminario Mayor. En noviembre de 1965 se colocó en la Ermita la imagen de la Madre del Amor Hermoso, regalada con mucho cariño a la Prelatura por San Josemaría Escrivá de Balaguer. Desde allí la Madre de Dios ha brindado una especial protección y acompañado el crecimiento de este centro de estudios y del trabajo pastoral de la Prelatura. La imagen original se trasladó a su lugar definitivo, el Santuario Prelaticio de la Virgen, el 31 de mayo de 1991, por iniciativa de Monseñor Luis Sánchez-Moreno Lira.

El 26 de enero de 1966 se expide la Resolución Directoral Nº 185, en que se autoriza el funcionamiento del Primer Ciclo de Educación Secundaria Común para varones, en el Colegio Parroquial Gratuito "Nuestra Señora del Valle". Mons. Luis Sánchez- Moreno Lira El 21 de marzo de 1969 con con Resolución Directoral Nº 2768 se autoriza el funcionamiento del Segundo Ciclo de Educación Secundaria Común, para varones, en el Colegio Parroquial Particular Gratuito "Nuestra Señora del Valle"; ampliando así la Resolución Directoral Nº 185, del 26 de enero de 1966.

Ya en marcha el Seminario Menor, se hacía necesario mirar, de nuevo hacia delante: a la vuelta de cinco años, se tendría los primeros candidatos para el Seminario Mayor. Así el Seminario Mayor "San José" fue erigido canónicamente por Mons. Luis Sánchez- Moreno Lira, el 19 de marzo de 1971 y empezaron a pasar a él los chicos del Colegio "Nuestra Señora del Valle" que estaban decididos a abrazar el sacerdocio.

Algunos años después, el 25 de junio de 1978 se pudo cosechar los primeros frutos: se ordenaron los primeros sacerdotes nativos de la Prelatura. Actualmente el número de sacerdotes ordenados llega al medio centenar, la mitad han sido alumnos del Seminario Menor. Con la ayuda del Señor y la bendición de Santa María se han hecho muchas cosas en estos 40 años de existencia. Una de las más importantes que se ha realizado y se sigue realizando es el fomento de las vocaciones sacerdotales. Por indicación expresa de San Josemaría Escrivá de Balaguer los sacerdotes venidos de España pusieron un especial interés en esta labor:

"Poned mucho empeño en la tarea de formación que se desarrolla en el Seminario. Y a todos los que se acerquen a vosotros, facilitadles los medios de siempre oración, frecuencia de sacramentos, mortificación, devoción a la Virgen-, para que sean auténticos cristianos que vivan su fe con optimismo y fortaleza" (de una carta de San Josemaría, Roma, 28 de marzo de 1970).

Son muchos los sacerdotes españoles que han trabajado de jóvenes en este Seminario Menor - Colegio: El P. Agapito Muñoz, P. Esteban Puig, P. Samuel Valero, P. Juan Calvo, P. Arturo García, P. Bienvenido Vásquez, P. José Pérez, P. Eusebio Laguna, P. Fernando Cintas. También lo hicieron sacerdotes egresados del Seminario Mayor: P. Clemente Ortega, P. Raúl Medina, P. Vicente Fernández, P. Leonidas Lazo, P. José Arguedas, P. Roberto Zevallos, P. Josemaría Ortega, P. Fernando Samaniego, P. Nelson Goicochea, P. Genaro Huamán, P. Luis Cereghino, P. Aurelio Quillama, P. Oliver Schnitzler, P. Noé Goicochea, P. Federico Bustamante, P. Félix Cuzcano, P. Fredy Macazana, P. GregorioTrinidad, P. Carlos León, P. Felipe Peña y el P. Richard Santos.

Después de Mons. Luis, le sucedió en el gobierno espiritual de la Prelatura de Yauyos Mons. Juan Antonio Ugarte, quien también continuó con el mismo empeño y preocupación la labor importantísima de la promoción y formación de las Tercer Obispo-Prelado vocaciones sacerdotales, tanto en el Seminario Menor y el Mayor. El 20 de marzo de 1997 tomó posesión de la Prelatura y trabajó especialmente en la atención pastoral de las parroquias, realizando frecuentes visitas a los sacerdotes y a los fieles con motivo de administración de sacramentos y celebraciones jubilares. Estuvo un año como Administrador Apostólico de la Prelatura siendo al mismo tiempo Arzobispo de Cuzco. El 4 de diciembre del 2004 le sucede en el servicio pastoral Mons. Ricardo García, al tomar la posesión canónica de Yauyos, convirtiéndose de esta manera en el cuarto Obispo - Prelado.

Mons. Ricardo García, el actual Obispo- Prelado deYauyos, sigue trabajando con ilusión y esperanza en el crecimiento y la buena preparación, tanto espiritual y pastoral, de los futuros candidatos al sacerdocio ministerial, como una de sus prioridades en su labor episcopal. También desempeña con mucha diligencia y eficacia el acompañamiento y la ayuda pastoral a sus sacerdotes diocesanos, a las comunidades religiosas, grupos parroquiales y movimientos apostólicos.

Un papel importante y callado han desempeñado las religiosas que se han hecho cargo de la administración, comida, limpieza y lavandería; inicialmente, las Franciscanas Misioneras de María Inmaculada; en 1965, las Madres Dominicas del Santísimo Rosario; en 1972, las Hijas de Cristo Rey; en 1995 las Hermanas de Santa Ana y desde 1999 hasta el día de hoy, las Hijas de Santa María del Corazón de Jesús.

Son muchos los motivos que haymuestras constantes de cariño y verdadero amor de Dios. La cosecha en frutos apostólicos es elocuente y el futuro está lleno de esperanza. Por eso, los que formamos parte de la gran familia del Seminario Menor dirigimos frecuentemente a la protección y el cariño maternal de la Santísima Virgen María "Madre del Amor Hermoso", cuya Ermita se encuentra en la fachada de nuestro Seminario Menor.